Qué es el Coaching Sentimental y cómo te ayuda en tu relación

Coaching sentimental

El coaching sentimental es una especialización del coaching que ayuda a las personas a encontrar más satisfacción en sus relaciones personales. Un coach de relaciones te ayudará a establecer tus objetivos sociales y amorosos, a comprender su relación actual, a aliviar la ansiedad, a tener éxito dentro de su matrimonio, a soportar la pérdida de un ser querido o a hacer prosperar su romance a largo plazo.

Los coachs sentimentales  generalmente tienen experiencia y conocimientos en diferentes dinámicas de las relaciones, desde las más íntimas hasta las familiares y sociales.

Para ciertos expertos en coaching sentimental no es importante trabajar en una relación con ambos cónyuges. El coaching permite a cada miembro de una relación dejar ir sus propios sentimientos dolorosos y crear una visión de su propia situación. Esto asegura que puedan mejorar su estado de ánimo y autoestima incluso sin la participación de su pareja en el proceso de entrenamiento.

Los coaches relacionales a menudo trabajan con personas que aún no tienen afinidad consumada. Pueden colaborar con solteros que tienen un historial de relaciones problemáticas, que tienen dificultades para decidir lo que quieren en una relación, o que simplemente quieren seguir adelante con su idea de buscar un vínculo más profundo con alguien.

Otros entrenadores se reúnen con ambos miembros de la relación y enseñan comunicación, resolución de disputas y otras estrategias de coaching para parejas.

Un buen coach sentimental  te ayudará a descubrir rápidamente la naturaleza de lo que quieres de una pareja, te dirigirá a través de problemas graves y construirá un entorno cómodo mientras afrontas tus miedos y descubres tus verdaderos deseos.

¿Es el coaching sentimental lo mismo que la terapia de pareja?

El asesoramiento en las relaciones NO es terapia de pareja, así como el coaching personal  no es psicoterapia.  Si tienes un problema en tu relación, un coach puede ayudarte a aclarar tu mente, a conseguir perspectiva o a establecerte nuevas meta. Sin embargo, la terapia de pareja será aconsejable en caso de que puedan acarrear algún tipo de consecuencia a nivel mental, es decir, tratamiento psicológico o psiquiátrico.

De la misma manera, si hay muchos traumas infantiles que no se han curado, es probable que un coach te remita a un especialista médico. El coach siempre es un primer filtro para alcanzar la estabilidad en cualquier plano vital, pero sus competencias deben acabar en cuanto detecta algún rasgo patológico.

¿Un coach sentimental salvará mi matrimonio?

Coaching de pareja

El coaching relacional puede ayudar a deshacer  los nudos del amor, pero no pretende «salvar» matrimonios. El proceso intenta arrojar luz sobre los problemas de una relación, desentrañando  lo que podemos manejar y haciéndonos ver nuestras propias debilidades y defectos. Lleva la luz del autoconocimiento a los rincones oscuros de la ira, la ansiedad y la frustración.

Y si solo uno de los miembros de una pareja desea recurrir a un entrenador, la tensión del matrimonio también puede aligerarse si deja de lado el sufrimiento mental, especialmente si esta persona que recurre al coaching es el punto más débil.

Los matrimonios pueden beneficiarse del coaching, pero cada pareja tiene sus propios problemas y retos específicos, por lo que es difícil saber si un matrimonio puede fortalecerse a través del proceso de coaching.

¿Un coach de relaciones me ayudará a mantener a mi familia unida?

El coaching sentimental ayuda a las parejas a superar los desafíos, pero mantener las familias unidas no está garantizado. El entrenamiento saca a la luz las preocupaciones de una relación para ayudar a asumirlas abiertamente y sacar la voluntad para superarlas. Por ejemplo, puede permitir a las personas ver qué papel desempeñan en su familia, cuál es su cometido y cuál es el rol que está ejerciendo cada uno de sus componentes.

Aunque un solo miembro de la familia acepte recurrir al coaching sentimental, cuando los sentimientos no deseables empiezan a disiparse, las relaciones entre los miembros también cambian, casi siempre para bien.

El coaching ayuda a las familias, pero una familia es un grupo diverso de individuos, cada uno de los cuales tiene sus propios problemas. A través del proceso, algunas familias pueden acercarse más, y otras no. Pero el coach siempre debe ser capaz de sacar lo mejor de cada uno de nosotros para poder afrontar las situaciones críticas con garantías. Una persona consciente de sus problemas y de las causas de sus preocupaciones siempre es una persona que va a tener la capacidad de construir los pilares que sostengan una relación, también a nivel familiar.

Cuándo debes considerar el coaching de relaciones como opción

Independientemente del tipo de relación problemática que tengas, es muy posible que un coach sentimental pueda ayudarte si tienes varias de estas sensaciones:

  • Ansiedad al afrontar algún problema que hay que resolver en común
  • Deseo de evitar conversaciones sobre cuestiones importantes
  • Desasosiego ante el contacto físico
  • Cambios de humor sin justificación aparente
  • Momentos de sensación de desprecio hacia la otra persona
  • Ausencia de motivación por hacer cosas en común
  • Sensación de que la comunicación está dañada
  • Desinterés por las inquietudes de la otra persona
  • Dificultad para empatizar
  • Desmotivación para abordar proyectos en común


Por supuesto, si la otra u otras personas de la relación que te atañe también tienen estos síntomas también es momento de recurrir al coaching sentimental. Y no olvides un detalle muy importante: si la otra persona no parece dispuesta a colaborar puedes tú tomar la iniciativa y convertirte en la llave que abra la puerta de nuevo a la felicidad y la estabilidad.

El coaching te ayuda en las relaciones

Pero… ¿A quién recurrir?

Seamos sinceros: el término coaching es muy moderno. El apoyo emocional entre personas es algo tan antiguo como la Humanidad. Lo podemos llamar de muchas maneras, pero estamos de acuerdo en que los problemas, especialmente los relacionados con el amor, solo se resuelven cuando consigues abrir los ojos plenamente.

Y solo se abren los ojos siendo conscientes de lo que está pasando, de lo que ha pasado y de lo que es posible que pase. Solo vas a poder abrir los ojos cuando te des cuenta de que tenéis un problema, y de cuáles son sus causas.

Y casi siempre la mejor forma de llegar a estas causas, por insignificantes que puedan parecer, es conoce la VERDAD (sí, la VERDAD con mayúsculas). La verdad te hace libre, es una cita que por conocida no deja de tener validez, sobre todo cuando se trata de conocer los motivos que están hundiendo una relación.

Debes meditar muy detenidamente a quién recurrir cuando tiene problemas de amores. Hay muchos profesionales que van a poder ayudarte. Pero es imprescindible que conozcas la verdad lo antes posible. Te aseguro que me tienes a tu disposición si quieres conocer la verdad. No tienes por qué esperar más de lo necesario.