¿Qué es la Capnomancia y para qué sirve?

Capnomancia

Una forma de adivinación ancestral

La capnomancia es una forma de adivinación de las más antiguas que existen hoy en día. Los historiadores de indican que ya en el pueblo Celta sobre el año 800 A.C utilizaban este tipo de adivinación mediante el humo. También era utilizada por los sacerdotes sumerios en los rituales sagrados a sus Dioses.

Capnomancia: dos variantes de la mancia

Antiguamente había dos tipos de capnomancia muy populares, las que se hacía echando hojas de jazmín o de adormidera a las brasas y la segunda era la de los sacrificios de los animales. Los videntes que leían este humo, consideraban que si el humo era ligero, armonioso, claro y ascendía era un buen augurio, en cambio sí era irregular, espeso o se mantenía bajo era un mal augurio. La lectura de la mano acompañaba a esta mancia cuando un rey o líder solicitaba los servicios de su druida, sacerdote o vidente para conocer el destino de su pueblo.

También en los templos y zigurats, en los que ciertos días considerados sagrados para sus Dioses. Los sacerdotes, magos y druidas, solían quemar en los altares ramas de cedro, virutas, flores, carbón, leña y sacrificios de animales para poder interpretar las formas y las siluetas que desprendía el humo, dando respuestas a sus reyes y personas influyentes del país.

 

Esto era muy utilizado en las reuniones de los altos cargos de la guerra, para ver el futuro que les deparaba durante las batallas. También hay referencias sobre que estas personas que adivinaban tomaban o introducían en las brasas hongos o frutos alucinógenos, dándoles así alucinaciones, visualizaciones del pasado y futuro.

Maestras de la videncia con el humo y el fuego

Hoy en día contamos con muy pocas maestras que utilicen este tipo de adivinación correctamente y acertadamente dado que suele pasarse entre generaciones, y lleva años el saber descifrar las siluetas del humo.

También existe el arte de la adivinación por las llamas de fuego se le llama piroscopia, se ve a través del chasquido, color, forma y disposición de una determinada llama. Ciertamente, la capnomancia y piroscopia se pueden unificar, pero generalmente se hace de manera táctica, es decir se puede parar a ver un fuego arder, pero detenerse a ver las formas del humo que emana.

Nuestras maestras podrán descubrir que te depara tú futuro más próximo con un hilo de humo que harán arder ellas en un pequeño recipiente de plata con diferentes plantas dependiendo en qué ámbito quieres ver tu futuro.